El muralista Joan Aguiló, conocido por pintar murales de gran tamaño, ha acabado su última intervención, en la cual ha trabajado las dos últimas semanas, en el Campo de Fútbol Sa Nova Cabana, en Marratxí.

Aguiló ha diseñado y pintado un mural de grandes dimensiones, de 60 metros de longitud y 4 metros de altura. El artista esta vez ha ofrecido una obra original, donde se puede ver a un niño descansando, estirado en el suelo, y con una pelota de fútbol cerca de los pies.

El mural se ha realizado en la pared posterior de los vestuarios del campo de fútbol, una pared muy visible desde la MA-13 y que siempre era objeto de pintadas y de actos vandálicos. Por su localización y por el mensaje que transmite, el diseño se integra a la perfección con el solar que rodea la obra pictórica.